2000 Esperando a Godot, Samuel Beckett

Atmósferas

Historia:
El emplazamiento de Esperando a Godot queda vagamente insinuado. Beckett lo describe tan solo como un camino de campo con un árbol, durante la tarde. La poca importancia del escenario es relevante para el tema de la obra: puesto que ésta pretende representar al género humano, no existe ningún tipo de influencia geográfica o étnica. El escenario vacío hace que la atención se centre sobre los personajes y su aislamiento. Se hacen, por tanto, más puros que si se encontrasen en una ciudad, o corrompidos por la sociedad.